Los orígenes del microaprendizaje

Si bien la mayoría de la gente cree que el microaprendizaje es un concepto o tendencia relativamente nuevo, en realidad es un fenómeno bastante antiguo, incluso ancestral.

Un nuevo comienzo

Nos esforzamos a diario por mejorar nuestras habilidades y el hecho de que necesitemos aprender para ser mejores en algo es todo menos impactante, ¿verdad? Es por ello que nos encontramos en constante búsqueda de nuevas formas de estudio que sean más efectivas y eficientes. Independientemente de los nuevos métodos de aprendizaje que se nos ocurran, siempre utilizaremos el microaprendizaje como base de nuestros métodos de aprendizaje.

El nacimiento del microaprendizaje

Si bien la mayoría de la gente cree que el microaprendizaje es un concepto o tendencia relativamente nuevo, en realidad es un fenómeno que lleva presente desde hace mucho tiempo. El microaprendizaje es contenido de formación que se administra en pequeñas cantidades y que ofrece la cantidad justa de conocimiento para ayudar al alumno a lograr un objetivo específico y procesable.

En otras palabras, divide piezas grandes de contenido en partes más pequeñas (preferiblemente con el mayor número de ayudas visuales posible), de esta manera estudias estos «momentos de aprendizaje» paso a paso. Después, revisas lo que acabas de aprender para asegurarte de que te acuerdas de todo. Fácil, ¿verdad? Es prácticamente la forma más antigua y una de las más eficientes de estudiar, ya que mejora la retención de conocimientos.

Basta que pienses en cómo adquieres nueva información: coges tu manual/artículo/periódico, lo que prefieras, lo divides en diferentes partes y lo memorizas creando tus propios resúmenes, esquemas y palabras clave. Básicamente, lo que estás haciendo es crear tus propios micro-momentos.

Antes que tú, millones y millones de personas hicieron lo mismo, ya que nadie (en su sano juicio) estudia todo a la vez con la esperanza de poder recordarlo todo (a menos de que realmente pueda hacerlo, lo cual, además de ser una extraordinaria habilidad, hará que le miremos con envidia). El microaprendizaje apareció en el momento en que las personas comenzaron a compartir información entre sí y a transmitírsela a otros. Algo que se remonta a la era prehistórica.

Nuestros antepasados necesitaban comunicarse para sobrevivir, de manera que se vieron obligados a utilizar formas simples y cortas para transmitir conocimientos cruciales. Cosas elementales como «así es como se hace fuego», «estas bayas son comestibles» y «así es como se caza» son el comienzo de la transmisión de conocimiento en pequeñas cantidades.

Esta transmisión se desarrolló aún más en el momento en que las personas comenzaron a leer y escribir para compartir sus conocimientos con una audiencia mucho mayor. En otras palabras, el microaprendizaje ha existido desde el comienzo de la humanidad, solo que nunca lo hemos llamado «microaprendizaje». «Si esta es la realidad, ¿por qué no hemos empezado a hablar de ello hasta hace unos años?»

El microaprendizaje en su adolescencia

Bueno, la verdad es que la era de la World Wide Web lo cambió todo: esta plataforma creó infinitas posibilidades para compartir información de una manera mucho más atractiva y accesible.

El microaprendizaje comenzó su camino hacia el estrellato del aprendizaje online cuando empezó a expandirse el uso del Internet en los hogares a mediados de la década de los 90. El Internet revolucionó la forma en que el mundo podía aprender. De repente, pudimos empezar a transmitir nuestras lecciones online o cargar módulos de aprendizaje en una tarde.

-Ingeniería de crecimiento

Fue el comienzo perfecto para explorar las posibilidades de la formación y, lo que es más importante, se adaptó perfectamente a las necesidades del mercado, ya que el «conocimiento» demostró ser la clave del éxito en cualquier sector. Cada vez más empresas entendieron que la formación de sus empleados era un aspecto fundamental para potenciar su negocio y la experiencia de sus clientes. Cada vez eran más las personas que querían apuntarse a diferentes cursos en su tiempo libre, como aprender nuevas habilidades de aprendizaje de idiomas, aunque no podían permitirse viajar lejos o dedicarle mucho tiempo a ello. En definitiva: las formaciones online abrieron la puerta a toda una serie de nuevas posibilidades de crear formaciones de acuerdo a las necesidades de los usuarios.

El momento en que el microaprendizaje se convirtió en el «microaprendizaje» tal y como lo conocemos hoy, fue el día en que se presentó el primer teléfono inteligente, allá por 1994. Los propietarios de estos dispositivos futuristas tenían acceso a Internet en cualquier momento, gracias al 3G. No pasó mucho tiempo antes de que los primeros desarrolladores de aplicaciones se dieran cuenta de que esta era la oportunidad perfecta para crear aplicaciones educativas que fueran divertidas, cortas e impactantes a las que los usuarios podían acceder cuándo y dónde quisieran.

Si se tuviera que elegir una fecha en concreto que representara el despegue del microaprendizaje, sería el 29 de junio de 2007, fecha en la que se lanzó el primer iPhone. Ese fue el momento en que el microaprendizaje fue propulsado hacia arriba.  Las aplicaciones de aprendizaje se convirtieron en un elemento básico del aprendizaje online en todo el mundo.

– Ingeniería de crecimiento

Crecimiento

Los métodos de aprendizaje seguirán evolucionando mientras la necesidad de una transferencia de conocimiento eficaz y eficiente siga existiendo.

En los últimos años, la popularidad del microaprendizaje como técnica de formación ha aumentado de tal manera que empresas de formación enteras se dedican a ofrecer contenidos de microaprendizaje. Es un tema que siempre aparece de manera recurrente en seminarios web y talleres para capacitar a profesionales, e incluso tiene su propia entrada en Wikipedia.

-Taryn Oesch

Hoy en día, son cada vez más las personas que necesitan recibir una formación adecuada para alcanzar con éxito sus objetivos y tener más confianza en sus habilidades. Todas estas personas necesitan un excelente contenido formativo para poder desarrollar aún más su potencial. El problema es el tiempo: encontrar el tiempo suficiente para poder dedicarse de lleno al aprendizaje puede ser complicado. Es especialmente complicado si el contenido también necesita llegar a un gran grupo de alumnos y, al mismo tiempo, se debe asegurar de que todos adquieran la información crucial de una manera que sea atractiva para todos.

Existe una inmensa necesidad de adquirir datos específicos para poder analizar los resultados de nuestros alumnos y tomar medidas inmediatas para así abordar las lagunas de conocimiento. Los alumnos necesitan que su formación sea divertida y atractiva para mantenerse motivados y seguir aprendiendo. Entendemos sus necesidades como el que más, por eso apostamos por la forma de aprendizaje más ancestral, más profunda y más eficiente, el microaprendizaje, equipándolo con nuestro propio toque para dar a los alumnos exactamente lo que están buscando.

¿Quiere saber más? ¡Maravilloso! Para más información, contáctanos en hello@mobietrain.com

 

Fuentes

  1. https://www.growthengineering.co.uk/history-of-microlearning/
  2. https://trainingindustry.com/articles/content-development/whats-in-a-name-the-story-of-microlearning/