Por qué la formación de tu personal de primera línea merece toda tu atención

Toda empresa de éxito se esfuerza por lograr una mejora continua y un cambio positivo, ¿verdad? Sin embargo, encontrar nuevas formas de ser creativo y aumentar las ventas no siempre es tan fácil como parece. Al final, es tu equipo, tus empleados de primera línea: el núcleo de tu empresa, quienes aportan las grandes ideas, los nuevos enfoques y las sugerencias creativas. En otras palabras: para tener éxito los necesitas, ¡y ellos necesitan que inviertas en su conocimiento!

Escrito por Jennifer Dekker

Los héroes de primera línea se hacen

El 2020 nos enseñó una vez más lo importantes que son tus empleados. «Los héroes no nacen, se hacen», dijo una vez un sabio. ¡Y no podríamos estar más de acuerdo! En 2020, los empleados de primera línea se convirtieron en nuestros «héroes». Ellos fueron los que arriesgaron sus vidas para asegurarse de que los hospitales continuaran prestando sus servicios, de que se entregaran los pedidos por correo, de que se abastecieran los estantes de los supermercados todos los días, etc.

Las nuevas habilidades deben aprenderse rápido

La pandemia global cambió la forma en que la fuerza laboral de primera línea realizaba su trabajo. En los lugares en los que era posible, el teletrabajo pasó a convertirse en la nueva normalidad. En el comercio minorista se introdujo la venta virtual, lo que supuso que los porcentajes de compras realizadas por Internet se dispararan. En la industria de la salud, los estudiantes o incluso las personas sin formación académica necesaria tuvieron que acudir al rescate. Lo que significa que cualquier nueva habilidad debe ser aprendida en el menor tiempo posible. Razón más que suficiente por la que, como empleador, gerente o profesional de recursos humanos, deberías invertir adecuadamente en la formación de tu personal.

La falta de desarrollo da lugar a la rotación de personal

La importancia que tienen los empleados de primera línea suele subestimarse bastante. A menos que se lleve a cabo una sesión de incorporación exhaustiva, suelen recibir, por lo general, una formación mínima y, además, cuentan con pocas oportunidades de desarrollo. De hecho, la falta de desarrollo profesional fue la razón más importante por la que las personas dejaron sus trabajos en 2018, según Work Institute. Por lo tanto, no sorprende que la rotación del mercado laboral sea bastante alta. En 2018, por ejemplo, el comercio minorista y mayorista registró la tasa de rotación voluntaria promedio más alta jamás registrada, según Mercer.

La estrategia se ve reflejada en la primera línea

¿Por qué a tantas organizaciones les cuesta brindar a su equipo el soporte adecuado? ¿Por qué tratan a su gente como algo reemplazable? Porque precisamente ocurre lo contrario. Es imposible que dirijas con éxito tu negocio sin contar con tu personal. ¡Son la cara, mejor aún, el corazón y el alma de tu empresa! Tu estrategia comercial se ve reflejada en la primera línea, ahí donde tus empleados interactúan con los clientes a diario. Cuando tu equipo rinde debidamente, se refleja en toda la empresa.

Ya eran héroes antes de la pandemia

La primera línea representa el 80% del total de trabajadores en todo el mundo. A raíz de la COVID-19 hemos vuelto a valorar a este gran grupo de personas. Se convirtieron en nuestros propios «héroes». A pesar de que, posiblemente, no los hayamos llamado así antes de la pandemia, los empleados de primera línea ya soportaban por entonces el peso de tu negocio sobre sus hombros. ¿Y eso? Solo para dar un ejemplo, según GetApp, un tercio de los compradores califican a los vendedores como la parte que más les llama la atención en su experiencia minorista.

Para acortar una larga historia de primera línea…

Las empresas y sus empleados son interdependientes: el uno no puede estar sin el otro. Alcanzar un gran éxito empresarial es inconcebible sin un gran equipo, ¿verdad? Y eso requiere inversiones periódicas en su formación y desarrollo. Porque «Los héroes no nacen, se hacen», ¿te acuerdas? Así que, ponte manos a la obra y forma a su primera línea: ¡conviértelos en héroes!